martes, 25 de junio de 2013

hechizos, mentiras y cartas a San Juan

"Si estas deseando que de una vez por todas te llegue ese amor con el que siempre has soñado, apunta: antes de las doce de la noche enciende dos velas rojas en tu habitación. Luego escribe en un papel el nombre de la persona que quieres atraer. Colócalo junto a las velas y deja que la magia de San Juan atraiga a esa persona hacia ti. Si no tienes el nombre de la persona que quieres atraer puedes escribir alma gemela en el papel"

(Superpop)

"Si cuando se está saltando al fuego se arroja una trenza hecha con flores o cintas de colores a la persona amada y esta la recoge antes de que caiga, habrá felicidad entre ambos y buena fortuna"

(ABC.es)

"Si tu problema no es que no encuentres un amor si no que tienes varios pretendientes/as y no sabes a cuál de ellos elegir, llena una palangana con agua y ponla bajo tu cama. En ella deposita, doblados, un papelito con el nombre de cada uno de ellos. La tradición dice que a la mañana siguiente te encontrarás abierto el papel con el nombre de la persona a la que deberías tener en cuenta"

(lainformación.com)




Recuerdo el último año que pedí deseos en San Juan. No recuerdo qué pedí, pero si fue el amor de mi vida...GRACIAS, San Juan, ya si eso, para cuando quieras, tú a tu ritmo, sin acritud, que sé que tendrás faena.

Estábamos en tu terrao, como dos pequeñas pitonisas, como la bruja Lola, poniendo velas negras a aquéllos insensatos, fueran cuáles fueran. Y mirando a la luna. Y deseando. Y escribiendo sueños con boli bic en trozos de hojas de alguna libreta vieja, de esas que llenas de corazones o de iniciales mientras no haces ni puto caso al profesor de turno. Cuando te quedas en babia porque sí.

Cuando todo es nuevo y especial.




¿De verdad hay gente que pasados los 15 o 16 años (como tope) sigue haciendo esas cosas?

¿Existirá la magia? ¿Serán sólo paparruchas?

¿Debería volver a creer en esos hechizos de la Superpop?

¿El escepticismo nos acaba convirtiendo en seres amargados?

Peor aún...

¿ESTOY....A-M-A-R-G-A-D-A???

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!


Dios me libre. Mejor dicho, San Juan me libre.






El caso es que documentándome sobre San Juan, hechizos, ritos y cosas de esas, he acabado metida de pleno en todos y cada uno de los brillantes artículos de Superpop.

No sabéis lo que es eso. Trauma. Una mezcla de rabia por darme cuenta de las mierdas tonterías que nos inculcan ya desde bien jovencitas, y de risas, por supuestísimo, porque se me agolpan recuerdos de tardes de parques, días de playas y tests, recreos de bollería industrial y miraditas furtivas, y confesiones, muchas confesiones.



-Jo tía, es que creo que me hace gracia.

Si todavía no sabes bien si sólo te hace tilín o le ves como tu futuro marido, no te preocupes mujer, leéte este sabio artículo y saldrás de dudas:

Lo que sientes NO es amor si…- Solo quieres pasar un buen rato con él y salir de vez en cuando

- Solo le quieres para decir “que tienes novio”

- Solo sientes atracción pero no hay ninguna conexión entre los dos.


Estás IN LOVE si…- Cuando pasas unas horas sin él y le echas de menos en seguida.

- Todo el rato estás pensando en él y en lo que estará haciendo… Las horas se hacen eternas y no puedes dejar de contar los minutos que faltan para estar con él.

- Cuando te mira o te toca sientes como unas mariposas correteando por tu estómago sin parar… Eso, my friend, es amor.
....


Pues eso, MY FRIEND, que estás pillada, te lo dice la Superpop, y lo que dice la Superpop va a MISA.




-JO TÍA, es que no sé si le molo.

No pasa nada TÍA, que para esto también tenemos solución.

La mirada es la clave, ya que sus ojos «hablan» por él. Si lo pillas «in fraganti» echándote el ojo encima y, justo en ese momento, él aparta la mirada, ¡ya es tuyo! Eso es que le da corte que descubras que te estaba mirando, pero es que ¡tú eres un imán para sus ojos!

Si en cambio eres tú quien lo mira y él baja la cabeza, ¡no es que no le gustes! Es que se ha sonrojado y ¡no quiere que le descubras!

(Esta es muy buena...)

sus pupilas se dilatan ¡es que le gusta lo que está viendo! Y si lleva gafas de sol, es que quiere protegerse y disimular...

 

Cuando notes que él no para de hacerte reír con sus chistes y bromas, es la señal inequívoca de que le caes súper bien y de que ¡quiere impresionarte con su simpatía!

Otro gesto súper delatador es su forma de vestir. Si normalmente va sin peinar y pasa de arreglarse, pero justo el día en que sabe que os vais a ver, te aparece peinado y con una camisa nueva ¡que todavía lleva la etiqueta colgando!... No lo dudes, eso es que sin duda está tramando algo ¡y tiene que ver contigo!


(Ya sabéis, si de normal es un zarrapastroso, y va y un buen día decide ducharse, LE MOLÁIS)





En fin. Sea como sea, no seré yo quien critique nada. Sea como sea, no renegaré de esa época, de esas revistas ni de esos momentos. Ni tan siquiera criticaré los hechizos. Ni siquiera los horóscopos.

Puede que se debieran editar otro tipo de revistas para niñas o adolescentes, revistas más realistas, menos superficiales, más prácticas. Revistas que no las lleven a querer ser pequeñas muñecas hinchables. Revistas que les enseñen que hay algo más ahí fuera que chicos y pop.

Pero como ya he dicho, no seré yo quien lo critique.

¿Porque sabéis qué?

Aunque ahora nos parezca ridículo todo aquéllo, es una fase necesaria, son unas tonterías necesarias. La fase del "jo, tía", la del test para ver si le gustas, la del hechizo de amor por el que casi quemas tu casa con tanta vela y la de las llamadas de largas horas con..."y el me dijo, y yo le dije, y nos dijimos, y ayy...".

¿Y sabéis algo más?

En realidad nunca llegamos a cambiar.

Cambiamos la Superpop por el Cosmopolitan, o por Elle, o por el Vogue. Cambiamos los tintes vegetales por las mechas, y los sujetadores con relleno...bueno no, eso no cambia. Y cambiamos de ambientes, y puede que de amistades, y nuestros gustos evolucionan. Y esas chicas "parecen" mujeres. Y dejan de salir con chavales para salir con...peterpanes. Y quizás hasta les va bien. Y si no siempre les quedará el Cosmo.

Pero seguimos nerviosas de cara a un armario pensando qué ponernos. Y seguimos pidiendo consejos, o leyéndolos en revistas. Y seguimos siendo unas inseguras queriendo gustar.

Y fijo que más de una, siente curiosidad por saber cómo es ÉL según su inicial!



Porque así son las cosas. Porque las chicas somos así.


 Porque así es la vida.


Surrealista, pero bonita.








Mrs. Stressed.



martes, 18 de junio de 2013

La generación del "sí pero no"

Bienvenidos al post del "Sí, pero NO". Mejor dicho, a la generación del "Sí, pero NO".

La generación del "Sí, pero NO", comprende a los nacidos entre 1984 hasta la actualidad (año arriba, año abajo).

Y diréis...¿qué cojones es esto?

¿Otra ida más de cabeza de Mrs.Stressed, creadora de sabias teorías reflejadas en sabias entradas como las que ya deberíais haber leído todos varias veces para poder seguir avanzando con vuestras vidas?

Pues sí, no os equivocáis.

Así que...coged un trozo de tarta o un bote de helado, y disfrutad de las idas y venidas de los SÍs pero NOs.



Recuerdo cuando era pequeña y veía como las chicas mayores conocían a chicos en discos light o en el instituto. Se daban los teléfonos (de casa, claro). Él la llamaba a ella rezando a todos los santos para que el futuro suegro no fuera el que contestara. Ella se ponía a hablar timidona (habiendo gritado antes un enérrrrgico..."YO LO COJOOOOO!!!" con la mandíbula desencajada, corriendo como si no hubiera mañana), pensando ya en los nombres de sus hijos y en si llevaría velo o tocado.

 Y así hablaban, muy probablemente en voz bajita. Creando un vínculo, una cercanía, una relación.

Una posible relación que podía variar de duración: desde una semana o un par de horas, hasta...infinito?




Lo más probable era lo de las horas o semanas, por ello, estas mismas chicas mayores seguían con sus vidas hasta que conocían al afortunado o afortunados.

Y la historia se repetía. Los teléfonos fijos se fueron cambiando por teléfonos móviles. Y las discos light por bares. Y los institutos por universidades. Y así todo el proceso. Y así toda la historia. Y nadie parecía tener nada más importante que hacer que apostar.




Pero ya no. Eso ya no.

-¿Pero por qué no te fijas en chicos normales?

-Emmm...que no hay, en serio! Que no es que yo tenga fijación por los raros, a mis amigas también les pasa...(silencio incómodo de fondo)

-Bueno...la verdad es que el mercado está fatal. De todas formas, a la próxima fíjate en uno más normal...

ZAS.

Normal.

N O R M A L.

¿QUÉ ES LO NORMAL AHORA?

Tampoco hace tanto que la gente no prefería ahorcarse a tener novia. Tampoco hace tanto de aquéllo, de esas relaciones normales, de las de "chica conoce chico, chica gusta chico, chico también resulta que gusta chica, y quedan y esas cosas". Ha sido cuestión de pocos años. Igual la respuesta está en la contaminación galopante, o en los productos hacendado, o en la crisis, o en que ahora todo es demasiado fácil.

O en que tocamos bastantes chicas por chico (no eran tres?).


Lo siento, pero me he partido de risa sólo de verla...xD

La generación del Sí pero No (O también podríamos llamarla del "ssssssNo") actúa de maneras muy dispares y desconcertantes. Como diría Iker, inquietantes.


Son comportamientos absurdos, como pedir teléfonos por llenar agenda (porque extrañamente nunca llegan a llamar). O decir que lo vuestro es una relación normal cuando desaparece y aparece cual Guadiana. O hacerte la de..."ah! ¿pero que habíamos quedado?".

O algo que a mí, personalmente, me hace dudar. Puede parecer absurdo, pero no. Y es relativo a las formas de hablar por whatsapp, como por ejemplo la sutil diferencia entre un "jajajaj" sincero, y un "jejeje".

Sí, sé que pensáis que es rizar el rizo, pero NO.

El "jejej" es risa maligna, de bruja, o falsa a secas.

De...p-a-s-o-d-e-t-i

(jejeje)

El "jejej" está en la línea del "ya hablamos".




El "jejej", el "ya hablamos" o todas estas frases que fijo que has escuchado más de una vez...

-Es que ahora me pillas en un mal momento de mi vida.

-Es que puede que me salga trabajo en la otra punta del planeta.

-Es que hace 5 años que tuve una novia por la que sufrí.

-Es que eres demasiado buena para mí.

-Es que eres muy intensa y me agobio.

-Es que...¿por qué no somos "amigos"?

-Es que durante estos diez minutos que hemos hablado, me he hecho gay.

-Es que no estoy preparado para una relación estable (cuando su padre a su edad ya estaba casado y con tres hijos...)




¿Será verdad que estamos entrando en la era de las NO relaciones?

¿Del sí pero no?

¿Del "me gustas" pero no quiero nada contigo?

¿Será verdad que tendría más salida hacerme "organizadora de divorcios" que de bodas?




Espero que no.

Y espero que nuestra generación del Sí pero No, siga igual de independiente, de luchadora, de "yo solito puedo con todo", de "prefiero viajar, vivir, soñar y bailar (toda la noche...!), porque oiga usted, me encanta esa faceta de nuestra generación del SsssNO.

 Pero también oiga usted, no desmerezcamos aquéllo que cuando todo lo superficial muere, se mantiene inquebrantable.

Lo único que realmente da sentido a la vida.

Y contenido a este blog.









Nunca dejéis de creer que existe. Nunca dejéis de intentarlo.





Mil besos.




Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s Blog





Mrs. Stressed.

miércoles, 5 de junio de 2013

Los colores de una sombra

Ocurre que a veces se nubla.

 Ocurre que algunas veces, deshaces lo hecho, desandas lo andado.

Son sólo momentos puntuales. Segundos, minutos, como mucho horas, pero durante esos golpes de reloj sientes que aquélla botella de vino nunca debió acabarse.

Sientes que esas palabras, nunca debieron salir de tu boca. Que esas letras nunca debieron ser escritas. Que esas calles por las que hoy andas, huelen a algo parecido a amor requemado, desgastado, viciado, sinsentido, inmaduro, ya inexistente, pero real.

Ocurre que a veces, pasas con el autobús por aquélla terraza, y giras el cuello hasta que no da más de sí. Hasta que ya no puedes ver más que tu reflejo en la ventana. Hasta que el recuerdo se vuelve a desvanecer.




Ocurre que a veces coges moras para tapar manchas que dejaron otras. Ocurre que ninguna de ellas es tan grande como para taparlas. Ocurre que sus taras (graves taras) te acabaron gustando, quizás demasiado.

Ocurre que esto no es más que un post, y que aquéllo no fue más que un relámpago, o puede que fuera una estrella fugaz, o quizás únicamente un cúmulo de pequeños momentos esparcidos en el tiempo.

Ocurre que gente como yo, y posiblemente como tú, se alimente de recuerdos en días nublados, pero resulta que como bien sabes tú, al igual que yo, por aquí casi siempre brilla el sol, y al final, acaba saliendo.





Mrs.Stressed.